Internet y la web social

La web 2.0, también conocida como la web social, es el resultado del desarrollo de la web 1.0. Esto quiere decir que la web 1.0, que consistía únicamente en la lectura para el usuario, y sus aplicaciones evolucionaron para que el usuario también pudiera interactuar, de esta manera comienzan los blogs o las redes sociales.

Surgen así las redes sociales, aplicaciones que forman estructuras sociales, permitiendo así el contacto entre individuos que usen la misma plataforma. A través de estas plataformas es posible compartir información o conocer personas, presentando una identidad digital.

La identidad digital es el conjunto de la información publicada en Internet sobre una persona. Por ello, es la forma en la que nos describimos en la red, pero puede ser un reflejo de la realidad o incluso una creación, ya que somos los responsables de la información que publicamos en Internet, por tanto también está asociada a una reputación, en este caso, digital.

La reputación digital es el prestigio que uno tiene en internet. Es decir, aquella empresa o persona con mejor reputación digital es la que más se anuncia, por ejemplo, si buscamos gafas de sol lo primero que nos aparece, ignorando los anuncios, es general ópticas.

El derecho al olvido, o también derecho de supresión, está presente en la RGPD(Reglamento General de Protección de Datos) y permite impedir la difusión de información personal a través de internet. En otras palabras, este derecho nos permite limitar las partes de la identidad digital que se muestran por Internet.

Historia de la publicidad

Desde sus inicios la publicidad servía para promocionar un producto, y es que sin la tecnología actual, la única herramienta para divulgar un producto o servicio era la labia del vendedor.

El primer cambio significativo en la historia de la publicidad fue la invención de la imprenta por Gutenberg en el siglo XV. Con esta invención surge la prensa, uno de los principales medios de comunicación actuales, y permitía la reproducción de textos manuscritos. Tras la Revolución Industrial, el mercado se profesionalizó y la publicidad se acercó un poco más a la concepción actual de ella: incentivar el consumo de los bienes producidos en masa en los centros urbanos. 

Con la creación audiovisual se dieron alas a la creatividad, haciendo a los anuncios más persuasivos e interesantes. En las décadas siguientes destaca la televisión, la radio y las revistas que incentivaron la industria de la publicidad. Además, la publicidad se convirtió en sujeto de estudio, búsqueda y crítica, con el objetivo de evaluar su impacto sobre la sociedad.

Desde hace unas décadas, Internet ha cambiado muchas de las ideas actuales, la publicidad pudo expandirse eficientemente, siendo buscadores, portales, blogs, emails y redes sociales los principales medios para este fenómeno; en ellos se representa una gran oportunidad para los anunciantes. La aparición del marketing digital, ayudó a alcanzar de forma más precisa al público objetivo y medir con precisión los resultados de una campaña publicitaria, hasta entonces imposible. 

El ejemplo más innovador y actual de publicidad con el uso de las nuevas tecnologías son los anuncios interactivos, en los que los usuarios tienen un papel activo en los mensajes que se les transmite.