Historia de la publicidad

Desde sus inicios la publicidad servía para promocionar un producto, y es que sin la tecnología actual, la única herramienta para divulgar un producto o servicio era la labia del vendedor.

El primer cambio significativo en la historia de la publicidad fue la invención de la imprenta por Gutenberg en el siglo XV. Con esta invención surge la prensa, uno de los principales medios de comunicación actuales, y permitía la reproducción de textos manuscritos. Tras la Revolución Industrial, el mercado se profesionalizó y la publicidad se acercó un poco más a la concepción actual de ella: incentivar el consumo de los bienes producidos en masa en los centros urbanos. 

Con la creación audiovisual se dieron alas a la creatividad, haciendo a los anuncios más persuasivos e interesantes. En las décadas siguientes destaca la televisión, la radio y las revistas que incentivaron la industria de la publicidad. Además, la publicidad se convirtió en sujeto de estudio, búsqueda y crítica, con el objetivo de evaluar su impacto sobre la sociedad.

Desde hace unas décadas, Internet ha cambiado muchas de las ideas actuales, la publicidad pudo expandirse eficientemente, siendo buscadores, portales, blogs, emails y redes sociales los principales medios para este fenómeno; en ellos se representa una gran oportunidad para los anunciantes. La aparición del marketing digital, ayudó a alcanzar de forma más precisa al público objetivo y medir con precisión los resultados de una campaña publicitaria, hasta entonces imposible. 

El ejemplo más innovador y actual de publicidad con el uso de las nuevas tecnologías son los anuncios interactivos, en los que los usuarios tienen un papel activo en los mensajes que se les transmite.